Introducción al Tratamiento de Agua Residuales en Bodegas


bodega

El tratamiento de las aguas residuales es uno de los puntos conflicto de las bodegas e industrias vitivinícolas con la Administración, siendo una de las principales fuentes de sanciones por parte de las autoridades.

La actividad sancionadora por parte de las Administraciones es muy intensa, si bien el nivel de concienciación en el cuidado del medio ambiente,  por parte de las empresas vitivinícolas es muy alto.

La exigencia en el tratamiento de las aguas residuales hace imprescindible que todas las bodegas cuenten con una ingeniería especializada en el tratamiento de agua.

Entenderemos la importancia en el tratamiento de agua si tenemos en cuenta la concentración de este tipo de industrias en nuestra zona, con el eventual daño que se pueden producir, en global, si existen pequeños vertidos en cada una de ellas. Las industrias vitivinícolas se concentran en territorios determinados y especialmente a lo largo de cuencas hidrográficas, por lo que son corresponsables en el mantenimiento de las condiciones hídricas de dichos cauces.

bodega limpieza agua

Las aguas residuales en bodegas: variabilidad

Las aguas residuales de las bodegas tienen una característica definitoria que las hace diferentes a las que están presentes en otras industrias: su variabilidad. Variabilidad en dos sentidos:

  • En la cantidad de vertidos: la cantidad de agua o vertidos varían mucho a lo largo del año, siendo mucho más intenso en los momentos estacionales que se producen labores vitivinícolas. E incluso podemos encontrar como la cantidad de los vertidos varía mucho de un día a otro o de una hora a otra.
  • La diferentes composición de los vertidos: los vertidos tienen agentes contaminantes diferentes en cada uno de los momentos, por la variedad de labores que se llevan a cabo en una industria vitivinícola. Así por ejemplo, en los momentos de la vendimia se producirá mucha carga orgánica.

Composición vertidos de bodegas

No obstante la mayor parte de los contaminantes de los vertidos de una bodega van a ser orgánicos. En especial encontraremos los siguientes grandes grupos:

  • Elementos de la uva y de la viña: pepitas, los llamados raspones, hollejos de la uva o incluso tierra.
  • Agentes clarificantes usados en el proceso vitivinícola: ya sea albumina, cafeína o cualquier tipo de elemento clarificante.
  • Sustancias más solubles pero que proceden del procedo vitivinícola como el azúcar, alcohol o algunos tipos de polifenoles.
  • Componentes químicos que proceden de los procesos auxiliares:
    • Jabones o algunos elementos desinfectantes usados para la limpieza de depósitos o de la propia bodega.
    • Grasas procedentes de maquinaria o de herramientas específicas, si bien su componente suele ser muy bajo.
    • Residuos incluso de fitosanitarios por tratamientos que ha recibido la uva o bien por el lavado del equipamiento con el que se administran.
    • Residuos minerales que proceden en su mayor parte del proceso de fermentación que haya podido seguir el vino.

agua contaminantes Seguro que tras haber visto este listado de compuestos has llegado a la conclusión de la variabilidad que te exponíamos anteriormente pues cada uno de ellos se produce en un momento distinto de la vida en la bodega.

Incluso se generan en partes distintas de la bodega pudiendo diferenciar diferentes tratamientos para el agua en función de la procedencia de los vertidos, o bien añadir elementos adicionales al agua que proviene por ejemplo de la zona de depósitos.

La variabilidad y la diferencia de cada uno de los compuestos, incluso la diferente configuración de las aguas residuales según los procedimientos seguidos en una bodega en concreto, hacen necesario que especialistas analicen el caso concreto. Sin que pueda servir un procedimiento estándar para todas ellas.

Tipos de tratamientos del agua residual de bodegas

Los tratamientos van a ser físicos, físicoquímicos y biológicos. Lo más frecuente es que encontremos una combinación específica de cada uno de los tipos de tratamiento del agua. Si bien las podemos agrupar en dichos tipos.

¡Vamos a explicarte un poco cada uno de ellos! Así lo podrás entender mejor.

  1. Tratamiento físico: es el que en las bodega va a estar encaminado a separar los residuos más grandes de el resto de vertido. Por ejemplo, para separar los raspones que se introducen en el agua o los hollejos. Así por ejemplo, un proceso de tamizado se puede considerar un proceso físico de tratamiento del agua
  2. Tratamiento físicoquímico: son procesos de depuración que van a llevarse mediante la utilización de ambas vertientes. Generalmente van a estar destinados a eliminar las partículas en suspensión que se encuentran en el agua pero que siguen siendo “fácilmente” separables, como por ejemplo los aceites o bien las partículas en suspensión relativamente pequeñas. El proceso, para entenderlo suele ser el siguiente: se añaden unos determinados químicos que hacen que las partículas se agrupen y se separen de uno u otro modo, del resto del vertido. Ejemplos de este tipo de proceso son la coagulación o la floculación.
  3. Tratamiento biológicos: son tratamientos que se ayudan de la actividad metabólica de determinados microorganismos para la eliminación de componentes contaminantes. Dentro de ellos podemos encontrar: aerobios, anaerobios y anóxicos.

En siguientes Post vamos a ir tratando diferentes aspectos del tratamiento de agua, tanto residual como potable. ¡No te los pierdas!

Recuerda siempre contar con profesionales en el tratamiento del agua. ¡Evitarás contaminaciones que pueden afectar al medio ambiente, a tus plantaciones y también sanciones administrativas!

Pídenos presupuesto sin compromiso

This site is registered on wpml.org as a development site.